Cultura Orgánica

¿Qué significa el concepto “Cultura Orgánica” y por qué lo usan para identificar su marca? Esta fue siempre la gran pregunta que motivó la creación de este libro. 

Hace unos años atrás, cuando todavía estábamos en la fase idealista que viene junto al titulo universitario y nació Las Brisas, supimos que teníamos que construir algo más que sólo una marca. Un proyecto grande y abarcador, que transmita valores y un mensaje de comunidad. El concepto Cultura Orgánica, nos definió desde el primer día. 

El optimismo condujo a la persistencia necesaria. No sólo en el trabajo diario, sino en la creencia de que es posible, de a poco, crear conciencia y modificar hábitos, con el objetivo de adentrarnos en una cultura más sensible, empática y responsable, por un lado, y menos agresiva y egocéntrica, por el otro. No se trata de traer la gran solución al cambio climático, porque tremendo cometido nos quedaría grande. Sino de incorporar pequeñas acciones conscientes que se vuelven hábitos, que se fijan en nosotros hasta volverse tradición, hasta que formen parte de nuestra cultura. Así lo leeremos, a lo largo de este libro, en las voces de las nuevas generaciones que vienen al mundo como maestros, con una sabiduría casi ancestral, que nos sorprenden y sobre todo, nos dan esperanzas. 

Cultura Organica

Una historia con visión

La historia de Las Brisas es, básicamente, la historia de un sueño: tener nuestra propia huerta orgánica para consumo propio. Es el sueño de que una alimentación natural y libre de sustancias químicas es posible. Lo que nos fascinó desde el comienzo fue retomar el contacto con la simpleza de la naturaleza y respirar el aire puro. Fue el cambio que necesitábamos para ir de la ciudad al campo. Era una cuestión esencial para permitirnos salir de la vida agitada, encontrando, de esta manera, un lugar de paz y conexión verdadera con el mundo. Teníamos la convicción de que este cambio de vida era posible y beneficioso. De esta manera, aquel sueño, que comenzó como un proyecto familiar, se convirtió en realidad.

En el año 2000 compramos un campo en la localidad de Recreo, Santa Fe, totalmente abandonado y maltratado con agroquímicos y manejos productivos incorrectos; inmediatamente pusimos manos a la obra. Gracias al arduo trabajo de mucha gente, agregamos valor al suelo devolviéndole su materia orgánica y diversificando la plantación de cultivos. De esta manera obtuvimos, dos años después, la certificación orgánica.

El aire que respirábamos, la calma exterior que se contraponía al torbellino que nos sacudía por dentro y la brisa del atardecer, justificaron el nombre que elegimos para este proyecto. Brisas de cambio que erizaban la piel y anunciaban que íbamos por buen camino. Así nació Las Brisas.

De esta manera dimos vida a nuestra huerta orgánica. Con el fin de contagiar este mágico proyecto a la comunidad, comenzamos a entregar frutas y verduras a escuelas y fundaciones. Al mismo tiempo, amigos y conocidos se mostraron interesados y entusiasmados en nuestros productos y fueron surgiendo algunos pedidos. Empezó así una suerte de “contagio” que nos transmitía un mensaje sumamente importante: la sociedad ansiaba ser parte de este movimiento.

Seguir leyendo

Obtené aquí un 25% de descuento para comprar en www.lasbrisasmarket.com.ar